ECONOMIA DE FICHAS

Como maestro, jamás dejarás de usar las tablas de progreso, que también puedes llamar tablas de incentivos (o refuerzo). En ellas, el mismo estudiante --de cualquier edad-- puede llevar control o récord de lo que va realizando, cómo va mejorando o cuán cerca está de su reconocimiento! En psicología lo llamamos Economía de Fichas (Token economy): "yo realizo lo que me he comprometido a hacer, recibo un incentivo (sellitos, estrellitas, caritas alegres, marcas de cotejo...) en mi tablita, al final contamos los incentivos y me gano (o no) el reconocimiento acordado".

En qué consiste
Los programas de economía de fichas son procedimientos dirigidos a establecer un control estricto sobre un determinado ambiente, para de esa forma controlar las conductas de una persona o de un grupo de personas.
La utilización de un sistema de economía de fichas permite introducir una o varias conductas, alterar las frecuencias con que las conductas objetos de intervención se emiten o eliminar las conductas maladaptativas.
Los programas de economía de fichas aparecen con frecuencia en la vida cotidiana, aunque no estén nombrados como tal, por ejemplo, la maestra que da puntos a los alumnos que rinden bien para que los canjeen por un rato de recreo adicional o uso de la computadora adicional, o los vendedores que dan puntos a sus clientes habituales para que puedan cambiarlos por mercancía en un futuro.

Aplicación
La implantación de un programa de economía de fichas implica tres fases:

Fase de muestreo o establecimiento de la ficha como reforzador generalizado: En esta fase se establece la ficha como refuerzo generalizado y remarcarse el valor que tiene como objeto de intercambio. Es preciso enseñar a las personas incluidas en el programa a dar valor a las fichas. Las explicaciones verbales pueden ser suficientes en algunos casos, pero cuando se trabaja con niños pequeños o con limitaciones se hace necesario proceder al “muestreo” de las fichas. Para ello pueden entregarse en diversas ocasiones fichas a los sujetos de forma gratuita, independientemente de sus conducta, y cambiárselas inmediatamente por algunos de los reforzadores que han demostrado ser eficaces con algunos sujetos.
En los primeros momentos es necesario llevar a cabo estas entregas de fichas gratuitas varias veces a fin de que se establezca el valor de la ficha como objeto de intercambio. Hay que recordar lo importante que es el que se cambien las fichas por distintos reforzadores eficaces con el sujeto y no sólo por uno. A la hora de cambiar las fichas por los refuerzos es interesante remarcar explícitamente el valor de intercambio de las fichas. En estos primeros momentos el cambio de las fichas por los refuerzos ha de ser poco menos que inmediato. Estos periodos de muestreo de las fichas pueden hacerse constantes en el tiempo o bien desarrollarse sólo en determinados intervalos temporales.

Fase de aplicación contingente de las fichas por las conductas deseadas: Se entregan las fichas de manera contingente a las conductas que se desee establecer o incrementar. Aunque no es necesario aclarar al sujeto porqué se le entrega la ficha, obviamente especificarlo de antemano en la mayoría de los casos facilita su efecto, así como el aclarar el valor de las fichas y el tipo de reforzadores que se pueden adquirir con ellas. Conviene que los niños puedan acceder fácilmente a la lista de los reforzadores con su valor en fichas.
Las conductas particulares objetivo de intervención han de especificarse de manera precisa y concreta, de forma que requieran el mínimo de interpretación tanto de la persona encargada de entregar la ficha como del que va a recibirla.
Las fichas y el reforzador final deben estar siempre íntimamente ligados a la auto-evaluación y a refuerzos sociales. Esto, además de facilitar la siguiente fase, aumentará la posibilidad de permanencia de las conductas realizadas.

Fase de desvanecimiento o finalización del control de las conductas por fichas: Dado que el objetivo de un programa de economía de fichas es facilitar la aparición y consolidación de determinadas conductas, una vez que éstas se han dado y están consolidadas, el paso siguiente debe consistir en poner esas conductas bajo el control de las condiciones habituales “normales” en que actúa el sujeto.
Las razones por las que debe retirarse el programa son: la economía de fichas es un sistema artificial, que supone un coste de tiempo, de recursos, etc, que no se asemeja a la vida cotidiana en la que hay pocos reforzadores no naturales y no directos. Además implica un control artificial de las conductas y a largo plazo, puede interferir con la adquisición de la auto-motivación.
Todas las economías de fichas incluyen un programa de desvanecimiento del sistema a medida que se van produciendo mejorías en la conducta. Esto puede llevarse a cabo aumentando el tiempo entre las entregas de fichas, incrementando el criterio para la obtención de fichas, reduciendo del número de fichas ganadas por medio de las conductas objetivos, aumentando el número de fichas necesarias para ganar los reforzadores de apoyo, o por alguna combinación de estos procedimientos


Evaluación
La economía de fichas se ha mostrado como una técnica eficaz y aplicable a gran número de problemas y poblaciones: desde niños pre-escolares hasta delincuentes en prisiones juveniles.
Es importante que para que la economía de fichas funcione, es necesario un estricto control sobre las conductas emitidas por los niños, las fichas entregadas, etc... Este control tan estricto supone el entrenamiento y la capacitación del personal a cargo del programa.
Por último, es conveniente obtener la aprobación de padres o tutores, personal y dirección de los centros en los que se realice el programa y su colaboración activa.

Puedes comprar las tablas hechas en cualquier "School Supply" de diferentes tamañoso hacerlas en la computadora. Te presento un site en el que puedes realizar tu tabla online en blanco y negro o a colores, guardarla e imprimirla... ¡con dibujitos según diferentes temas y todo!! Puedes añadir en las tareas o responsabilidades en las columnas y el nombre de los estudiantes en las líneas. También puedes hacerlas individualmente para ayudar a mejorar conductas o recordarles ciertas tareítas del hogar a tus hijos. Bueno, lo último que se te debe ir es la creatividad, así que invéntantelas.
Si resulta muy pequeño, puedes llevarlo a ampliar en Office Max o en algún School Supply y de una vez, laminarlo... así lo puedes reusar cuantas veces quieras.

La dirección del Creador de tablas de refuerzo es
http://www.dltk-cards.com/chart/chart2.asp
Puedes leer un poco más en este libro, y buscar la página 32: El niño hiperactivo
*La mayoría de esta información fue tomada de : Psicopedagogia.com

No hay comentarios.:

Archivo del Blog